martes, 12 de noviembre de 2019

Turista en la radio


Hace año y medio trabajaba en otra cosa que no tenía nada que ver con la producción de un programa de radio. Es más: hasta me da pena ponerme el sombrero de productor, porque considero que puedo organizar y llevar invitados, pero hay gente que lleva en esto 20 o 30 años. Yo soy un turista nomás.

Pero puedo contar dos o tres cositas que he visto. Así que si usted quiere dedicarse a este trabajo, ponga atención:

El arma secreta de los productores de radio, su espada desenvainada y su mejor carta, es una cosa que se llama escaleta, que no es otra cosa que unas hojas de papel bond impresas, con todo lo que va en el programa del día. Depende, de la habilidad del productor, que la escaleta esté bien o malhecha y que salgan bien las cosas.

Hace un año yo no sabía qué tan importante era la escaleta. Hoy ya sé que es como guardar el Santo Grial.

Cada quien hace su escaleta como se le da la gana o como aprendió. Por ejemplo, Dani, el productor que está antes de Charros, hace una escaleta tan complicada que parece que trae las instrucciones para armar un transbordador espacial. Y a veces falla.

En cambio mi escaleta es tan simple que da risa: trae los nombres de los invitados, sus redes sociales y un pequeño resumen. Y ya, todo lo demás lo vamos haciendo con el Método Vilchi: al vil-chingadazo. Bueno, no tanto, pero es más sencilla porque la estructura del programa es así. Hay que ir llevado el ritmo y no perder los tiempos.

A veces me asomo a la escaleta de Dani y pienso "yo jamás podría hacer una cosa así". Me pregunto cómo organizarán sus cosas otros productores.

**

La segunda arma secreta de los productores de radio son los contactos. Los contactos se atesoran tanto que han causado peleas y divorcios. Digamos que López Dóriga le dice a su productor:

- Hoy quiero hablar con Sheinbaum
- No, pues no tengo el teléfono
- ¿¿¿Cómo de que no???

Arde Troya. La manera más sencilla de guardar los contactos es ir apuntándolos en una libretita, escrita en sánscrito y guardarla en un cajón bajo llave. El trabajo mismo depende de eso. Uno tiene que ir armándose de muchos, muchos, muchos contactos para sacarlos en los momentos de crisis.

Yo guardo los míos en el teléfono, en un sistema que es infalible: antes de cada nombre le pongo una carita que indica si es una persona amable, si es enojón o si hay que tener cuidado. Ejemplo:

:) Ana Torroja
:( Senador Napoleón
:0 Seguridad Pública

Así, sé cómo hablarle a cada persona. Soy bien listo.

***

La tercera y última arma de los productores que voy a contar hoy, es la amabilidad. Siempre hay que poner buena cara con todos, porque un día vas a necesitar de todos, incluidas las agencias de publicidad y de relaciones públicas. Que si quieres que vaya el cantante Fulanito, le mandas unos stickers de Whatsapp a sus representante. Que si quieres boletos para un concierto, le pones ojos de perrito atropellado. Que si quieres que te comuniquen con el Secretario de la Defensa, te deshaces en elogios.

He notado que ser amable es la clave del éxito. Hasta mi hermana me dice:

- Estás usando tono de productor
- ¿Cómo, hermanita??
- Ese, ese tono
- No entiendo cual, explícame hermana
- Yaaaa, ese tono, ese tonooooo

No falla.

1 comentario:

Ustedes hacen el blog :)