sábado, 16 de febrero de 2019

Antidepresivos


El año pasado estuve bastante ausente de este blog porque tuve un mal año. Hubo recorte en Milenio, pasé una etapa personal difícil y estaba sin rumbo.

Yo nunca tomé antidepresivos. Pero un día mi querida Dra. Perrote, me estuvo platicando de ellos. Creo que tenía muchos prejuicios y ahora lo contaré:

Según yo, en mi cabezota hueca, los antidepresivos eran para la gente que estaba muy triste (pfffft) y eran como unas pastillas que te levantaban el ánimo. Luego comprendí que era todo al revés: de hecho hay que dejar de pensar que son antidepresivos y le pondría "regulador de químicos en el cerebro".

Le dije a Perrote:
- Me siento gacho, recétame algo
- Mira, por tus síntomas, tómate una Fluoxetina en la mañana. Después de tres semanas te sentirás mejor

Fui a las Farmacias Guadalajara y compré una cajita por 25 pesos, sin receta. Comencé a tomarlas según sus indicaciones, siempre puntual, siempre en la mañana.

No sentí nada de lo que yo pensaba. No sentí euforia, no sentí un levantón, nada de nada. Esto no sirve, pensé.

**

Después de unos pocos días, comencé a notar algo raro: si me ponía a trabajar, me concentraba muy bien y acababa mis pendientes en poco tiempo. Si de repente me preocupaba por que no tenía trabajo, me ponía a hacer algo hasta que lo acababa. Sentí como que mis ideas se acomodaban.

- Qué extraño está esto -pensé

Por razones que no contaré, Perrote me subió la dosis a 2 pastillas diarias por un tiempo. "Solo seis meses y veremos cómo te va". Comencé a mejorar mi ánimo, pero no por consecuencia de la pastilla, sino porque me dio chance de trabajar para mejorar mi situación.

Claro que también tuve algunas reacciones secundarias: sudaba como pollo en rosticería, cuando me tomaba las pastillas sentía ansiedad (que calmaba saliendo a correr) y definitivamente no es buena idea tomar mucho alcohol, porque la cruda te pega como tres veces más.

Pero después de seis meses ya no tomo nada y todo mejoró.

Cuento esto porque sé que dos o tres amigos andan en mala situación personal. Miren: yo mismo pensaba que tomar pastillas era para locos, pero ahora me doy cuenta que fue un aliviane poder concentrarme. Cada caso es diferente, siempre es necesario ir con el doctor, pero ¡meh! ni te quedas loco como Bart Simpson tomando Ritalín y definitivamente me hizo sentir mejor.


via GIPHY

5 comentarios:

  1. Te recomiendo nacion prozac. Si bien el libro trae el titulo de la fluxetina, solo dedica el ultimo capitulo a este medicamento. pero esta interesante. Tambien Mas platon y Menos Prozac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nación Prozac fue mi primer acercamiento hace años con los antidepresivos. Pero nunca me animé a tomarlos.

      Eliminar
    2. Nacion Prozac me dio mucha inspiracion para el fatalismo.

      "un dia te despiertas con el Miedo de saber que estas Viva.

      Eliminar
  2. Los antidepresivos son de los medicamentos que más estigma carga. Quienes los hemos usado o somos familiares o amigos de personas que los usan sabemos que son medicamentos super útiles.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bueno que estas de vuelta! Me asustaba que no fueras a volver. A ratos me acordaba "hace mucho que no me llega correo de idos" o.O

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)