Pequeños relatos de la pandemia (III)



1
Debo decir que los días de cuarentena ruda (que fueron como dos o tres semanas), ir por la calle era súper deprimente. No es lo mismo ir a pata, que tener auto e ir y venir con la ventanilla hasta arriba. Caminar sí estaba bien tétrico en algunas zonas.

Un día aparecieron estos letreros negros por toda la ciudad. Desde el gobierno criticaron duramente esta campaña porque decían que era exagerada. A mí la verdad sí me pegaba ir a mi casa y ver eso de "No salgas, no salgas", así que apresuraba el paso.

No me acuerdo quién me dijo:

- Oye, wey ¿No has notado que en la calle hay más freaks?
- ¿De los vagos?
- Seeeh, de los freaks

Y es que una cosa que seguramente muchos no supieron, es que algunas casas de apoyo y refugios cerraron durante varios días, así que echaron a la calle a toda la gente sin hogar. Pero no solo eso: también a los que ya están medio dañados por el chemo y el activo, y se ponen medio violentos. Esos que van arrastrando cosas y cuando te acercas te gritan groserías. Vi a muchos de ellos cerca de la Colonia Obrera, así que cuando pasaba por ahí, le pedaleaba súper rápido.



2
Un día iba en el metro y vi que del otro lado del vagón iba un señor con, lo que a mí me parecían, unas bolsas gigantes de dulces "Brinquitos". Me dio curiosidad para qué eran esos sobres así que lo perseguí para chismosear. Lo bueno que se bajó en la misma estación que yo.

Chale, eran unos kits de protección epidemiológica. Ya luego me enteré que adentro de esos sobres viene un traje especial, botas, guantes y caretas. Nunca los había visto.



3
Una cosa que a mí me llamaba mucho la atención, pero porque soy menso, es que los anuncios espectaculares del Metro iban modificando su discurso según pasaban las semanas. A finales de marzo, eran normales, como antes de la cuarentena. Luego, siguió la campaña de Susana Distancia, que se veía por todos lados. Unos días más tarde comenzó la campaña que ven arriba, así que las estaciones estaban inundadas de color azul.

Recuerdo que un día vi esto de "personas que mantienen a México en pie" y pensé que, aunque mi trabajo tiene que ser presencial, la mayoría de mis conocidos estaban trabajando desde casa y sosteniendo la economía de igual manera.

Luego siguió una campaña horrible del Consejo de Comunicación Empresarial donde "sugerían" a la gente que cumplieran con sus horarios de home office y fueran productivos. Estaba espantosa 😂



4
Por ahí del 20 de abril cerró una tortería enfrente de mi casa: sacó sus cosas y pusieron un letrero de "Se Renta". Lo comenté en Twitter y alguien me dijo:

- ¿No es muy pronto para que cierre? Apenas va un mes

Luego, comencé a ver una avalancha de negocios que hicieron lo mismo. Frente a mi trabajo el primero que vi fue "La Taberna de Homero" y luego, varios locales alrededor. También hay muchos departamentos en venta. Muchas accesorias tienen un letrero de "Se traspasa". 

A veces me pregunto "Si yo tuviera un negocio ¿Aguantaría estar pagando renta sin poder abrir? ¿O es mejor cerrar definitivamente y luego abrir en otro lado?". Ya veremos cómo le va a la economía los siguientes meses.


5
Los camiones que vienen de la zona Godínez (es decir, Lomas, Santa Fé, Bosques y la parte alta de Chapultepec) se sanitizan gracias a unos chicos que mandó el Gobierno de la Ciudad y que traen un traje como de Breaking Bad, pero en blanco, y un tanque como el que se usa contra el dengue. Entran, le echan líquido a la parte delantera, luego medio se lo echan a los asientos y por último a la puerta de atrás. No estoy muuuuy seguuuro si el líquido cubre todos los rincones del camión, pero admiro mucho que se suban a limpiarlos a pesar de que muchos pasajeros no se pongan bien el cubrebocas. Guácala.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abandonos: La Ola y Atlantis

The Get Down

Pequeños relatos de la pandemia (VI)