La mañanera


Voy a tratar de escribir esto lo menos político que se pueda, pero es una buena plática para compartir en mi blog.

Un día de las semanas previas conversaba yo con una periodista a la que le toca cubrir la Mañanera del presidente. Es una persona que admiro mucho porque su trabajo es impecable: hace el reporte, busca la nota, graba audios. Es gente de prensa, periodista ruda y muy capaz. Lleva años cubriendo fuentes políticas. 

- ¿Cómo es cubrir la Mañanera? -le dije
- Mira: ahorita con el Covid hay dos opciones. Que quieras meterte al Salón, donde están todos los periodistas que ves en la tele, o que lo hagas desde la sala de prensa, que está a un ladito. Básicamente depende de querer hacer preguntas o no.
- ¿Y a qué hora tienes que llegar para meterte al salón?
- A las 3 y media de la mañana
- ¿TRES Y MEDIA?
- A veces antes

Esta periodista me decía que con el Covid hay acceso limitado para los medios. Unos cuantos accesos para tele, otros para radio, otros para prensa y unos pocos para YouTubers. 

- Es muy temprano, tres y media
- Sí, pero los personajes que siempre ves en primera fila, los pintorescos y famosos, llegan a esa hora. Todos nos tenemos que formar en la calle aledaña. Así que entre más temprano llegues, más oportunidad hay para meterte. No hay turnos, así es esto.
- Pero tú eres de un medio registrado
- Sí, pero lo que hacen los YouTubers es registrarse como radio... aunque no hagan radio.

***
Mi amiga viste de manera muy peculiar. Siempre trae pants, chamarrota y tenis. Amo que siempre ande así. Es el mejor ejemplo de cómo su capacidad al trabajar, no tiene que ver con cómo vaya vestida. Tengo que mencionar esto porque me contó una cosa muy fea:

- Un día estaba yo formada y llegó uno de los personajes que hoy son muy conocidos. Ya sabes, el que siempre trae corbata de moño
- Ajá
- Me empujó. Yo no estaba haciendo nada y me dijo que era una vergüenza para la fuente, que qué eran mis fachas. 
- ¿Y qué le dijiste?
- Nada. Comenzó a agredirme muy feo, pero yo voy representando un medio. Imagínate que nos hubiéramos insultado y que me grabaran: no quedo mal yo, queda mal toda la empresa que represento.
- A ver, a ver, a ver, así en corto ¿Sí les dan las preguntas hechas o preguntan lo que se les ocurre?

Se quedó pensando un momento.

- No puedo decir que les dan las preguntas, porque nunca he visto con mis ojos que se las den. Lo que sí he visto es que todos ellos se juntan y platican "¿A ti cuál te tocó?" "¿Tú cual vas a decir?".
- Chale
- Mira, cubrir la fuente presidencial siempre es una responsabilidad. Siempre, desde que yo comencé en esto. Es correr, ir de un lado para otro, hablar con el gabinete. A veces un compañero saca una declaración, yo otra y nos compartimos el dato.
- Sip, me imagino que es una chinga.
- Nuestro trabajo no acaba ahí. Luego hacemos la transcripción, la mandamos a la redacción, pasamos los audios. Estamos mucho tiempo en el Palacio Nacional. No se trata de ir a lucirse frente a la cámara. Por eso a veces preferimos mejor estar atrás, tras bambalinas para sacar la mayor información que se pueda.

Platicamos un poco más y luego tuvo que irse a trabajar. Me encanta cuando los periodistas me platican cómo hacen su trabajo. A ver si luego les platico de otro amigo que anda metido con el narco, haciendo reportajes :) Nada más que me dé permiso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeños relatos de la pandemia VIII

Abandonos: La Ola y Atlantis

The Get Down