Pequeños relatos de la pandemia VIII



Cuando comenzó todo esto, en febrero, mi hermana llegó a la casa y me dijo:

- Van a cerrar la escuela
- ¡AHHH!
- Es que no pueden arriesgar a los niños, se tienen que guardar en su casa
- ¡AHHHHHH!
- ¡Me voy a quedar sin dinero!
- ¡AHHHHHHHHHHH!

Pero todo resultó bien: efectivamente los niños tienen que quedarse en su casa, pero las mamás idearon la manera de que Coral les diera terapias en línea, por medio de Zoom, de Hangouts o de cualquier otra plataforma. Coral, por su parte, tuvo que adecuar sus contenidos, para mantener la atención de un niño con autismo o parálisis durante una hora (y que además le sirviera como terapia).

¿No les parece increíble la manera en la que esta pandemia nos aventó hacia adelante, con respecto a la tecnología? Ciertas estimaciones dicen que avanzamos 3 o 4 años en pocos meses. El otro día mi hermana me contaba que ya hasta hace animaciones que le pasa a sus alumnos ¿Mi hermana haciendo animaciones? ¡JA! ¡NI EN MIS SUEÑOS!

****
Tengo una amiga que trabaja en una agencia de publicidad y que se fue a su casa desde que comenzó esto. Después de cinco meses, sus jefes dijeron:

- A ver, a ver, ya no vamos a pagar renta. Estamos funcionando bien desde casa, así que ya vamos a desocupar el lugar en donde estábamos ¿Quién necesita escritorio?

Entonces mandaron un camión a entregarle, a cada uno de sus empleados, el escritorio que ocupaban. También les dio su computadora, no breaks y, para mejorar el trabajo, les aumentó la velocidad de conexión a sus empleados para que trabajaran mejor. No es una agencia muy grande, pero tienen buenos clientes. Me parece uno de los mejores ejemplos de cómo se deben de adaptar.

****

En cambio, el menso soy yo. Imaginen que en la estación de radio donde trabajo hay un piso en donde, en días normales, trabajan 30 personas... que desde hace 5 meses se fueron a su casa. Tengo todo el piso para mí solo (bueno, Miyagi también está en las tardes) ¿Qué he hecho? Ni siquiera me he querido mover, sigo en mi pequeña caballeriza de un metro y medio de ancho. Menso, les digo.

Platicaba el otro día de eso: a lo mejor se acabó la época en la que cada trabajador tiene su lugar. A lo mejor lo que se necesita es que haya más espacio y que acumulemos pocas cosas, para que los lugares puedan limpiarse bien. A lo mejor más de la mitad de la plantilla laboral tendrá que trabajar desde su casa los siguientes años.

En una situación ideal, yo mandaría hacer unas mesas gigantes y prohibiría la acumulación de cosas Godínez. Adiós a adornar los lugares con muñequitos, carritos, fotografías de la familia y cosas inútiles. Pero eso en un escenario ideal: les apuesto que en cuanto llegue la vacuna los jefes van a hacer que todos regresemos a hacer horas nalga en la oficina. Espero equivocarme ja ja ja.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abandonos: La Ola y Atlantis

Pequeños relatos de la pandemia (VII): un apocalipsis raro