Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como 19-S

19-S: una semana después

Imagen
:)

19-S: Toda la ayuda cuenta

Imagen
-Para Trucu, Ale Espino, Lady Love, Yorko y Sopelana
La mañana después del sismo, estuve sacando cubetadas de cascajo. Afuera del edificio donde estuve, llegó mi amigo Yorko y estuvimos platicando un ratito. Me dijo que se sentía inútil porque él sabe hacer cómics y sentía que su ayuda no servía en ese momento.

Bueno, como les contaba, yo no sé ni usar una cizalla: sólo sé cargar como caballo de carga. Pero este texto va para toda la gente que siente que pudo hacer más cosas. Los quiero a todos.

***

Durante años he contado la anécdota de una señora que quiero mucho, que se llama Patricia Rivera. Cuando fue el sismo del 85, doña Patricia prendió todas sus hornillas de la estufa, hizo una gran mezcla de harina con leche y se puso a cocinar decenas de hotcakes: los echó en unas cubetas y durante días estuvo repartiéndolos a la gente que estuvo trabajando para sacar a los que quedaron enterrados en aquel desastre.

Siempre he contado esa historia. Es como mi gran mito. Es la épica de una pe…

19-S: Millennials

Imagen
Por mi parte, cambiaré mi forma de ver a los millenials. Contaré cual fue mi experiencia con ellos:

El domingo en la mañana me incorporé a las cuadrillas que estaban trabajando en Eugenia y Escocia. Allí, todavía quedaban dos personas por sacar. Llegué muy de madrugada (todavía estaba oscuro) y me pegué con un grupo de voluntarios.

De repente me dí cuenta: yo era el más viejo de todos. Era puro chavito, como se puede ver en la foto de arriba.

Los millennials son muy buenos para seguir órdenes: les pides que hagan una cadena de 50 personas, y la hacen. Les pides que desayunen bien y comen granola con chocolate. Cuando acaban sus alimentos, tiran su basura en una bolsa. Yo, como soy un cavernícola y un primitivo, eché mi vaso de cartón a una caja que vi con basura. El chico que estaba junto de mí dijo:

- Eh, señor, yo creo que mejor lo echamos en una bolsa.

Me sentí avergonzado de mí.

**

Los jóvenes se daban un beso antes de entrar a la obra. Se movían rapidísimo. Yo, cargaba botes como…

19-S: Día cuatro

Imagen
En la tarde del viernes los granaderos sacaron a la gente que trabajaba sacando escombro en Chimalpopoca y Bolívar. Dijeron que ya no había más cuerpos con vida, metieron máquinas y adiós. Hubo algunos enfrentamientos con civiles, pero no hay mucho que se pudiera hacer.

Luego Ave, Luis y yo, dimos nuestra opinión a ¿Telemundo? sobre lo ocurrido en esa fábrica. Creemos que había muchas cosas raras:

- Yo NO puedo decir que las máquinas entraron cuando todavía había gente viva. Estoy casi seguro que ya no quedaba ningún cuerpo que rescatar, porque estuve muy cerca de la acción. Los perritos ya no detectaban vida.

- Lo que sí puedo decir, es que en el lugar trabajaban personas asiáticas. Eso lo sé porque saqué con mis propias manos muchos documentos en chino (o en coreano, pero casi estoy seguro que era en chino). Todos  esos documentos fueron separados y llevados al Aula 1 de la escuela que estaba atrás.

- Dicen que no encontraron muchas mujeres que trabajaban ahí. El misterio está en e…

19-S ¿Cuánto vale una vida?

Imagen
Ayer pensaba esto:

Estaban los toposentrando por un hueco para comunicarse con una mujer y se alcanzaba a oir lo que le gritaban.

- ¡Hey! ¡Golpea donde puedas! ¡Acá estamos!

Unos ingenieros de sonido llevaron unos grandes micrófonos para ubicarla. Otros hombres llevaron un cortador de varilla y de concreto.

Los topos seguían:

- ¡Hey! ¡Échale ganas! ¡Acá estamos trabajando para rescatarte!

Y sí: tanto vale una vida que cientos de personas estaban trabajando, hombro con hombro, para tratar de rescatarla. Es incalculable y hace que la piel se ponga chinita. Fuerza, México.

19-S: Lo que sigue.

Imagen
Mi amiga Mariju vive en León. Desde allá se conectó y estuvo revisando tuits, verificando datos y pasando información a los de acá. El miércoles que me tocó ir a Charros vs Gángsters, leí muchas de las cosas que ella me pasaba. Gente buena.

Yo sospechaba que muchos de mis amigos tenían buen corazón, pero no había sido testigo de su gran generosidad. Mi amigo Trucu también estuvo sacando escombro de un edificio de Portales. Otros más estuvieron repartiendo comida. Por aquí y por allá escuchaba historias de generosidad.

Mi amigo Serafín, que conozco desde la secundaria, estuvo leyendo algunos mensajes que puse y se lanzó con unos amigos a Jojutla para repartir comida y herramienta. Así nomás, de repente. ¡Abrazos!


**
Sin embargo hay gente mierda. Así: mierda completa. La primera noche del sismo la Condesa se quedó sin luz (no se veía nada, lo juro) y ahí estaban asaltando. No mames. Con mi amigo Jairo llegó una brigada "para revisar los edificios" que se veía sospechosa: sobr…

19-S: Día tres

Imagen
El día tres ya todo estaba mucho mejor organizado, con mucho personal del Gobierno de la Ciudad de México (aunque eso me pone a pensar ¿dónde estaban antes?). Ellos iban en cuadrillas, en grupos de 10 personas con un líder, que a su vez le reportaba a otro líder, etc.

Regresé con Luis Amador, un amigo de Juchitán que también me había acompañado los días previos, y esta vez también iba Ave. Ave se puso a ayudar en labores de organización: desenredando extensiones eléctricas, acomodando la herramienta, pasando botes vacíos, etc.

Luis me contó que una vez que fue al baño, escuchó a unos tipos decir: "Es que acá somos más solidarios, no como en Juchitán, que esperan que el gobierno les dé todo". Luis se volteó y les dijo "Están muy equivocados, yo soy de Juchitán y vengo ayudar, pendejos". Los otros nomás se voltearon.

***

Reconocí a un soldado que se llama "Salazar" (eso decía su chaqueta) y ya estaba organizando otra fila. Nos saludamos y comenzamos a darl…

19-S: organización

Imagen
Me parece que la lección que debemos aprender de este terremoto es que tenemos muchas ganas de ayudar, pero no sabemos muy bien cómo está la cadena de mando. Es decir: yo pensaría que los soldados del Plan DNIII son los que saben, pero no. Ellos apoyan donde les digan (y lo hacen muy bien), pero hasta ahí.

Estaba la Brigada de Rescate de la Marina, que ellos sí saben. Y hay otros grupos que no reconozco que también daban órdenes. Todos a la vez, ¿se imaginan qué confusión?.

Sé que muchos amigos querían llevar ayuda pero no sabían dónde. Me parece que Mancera debió salir cada media hora a la televisión diciendo dónde llevar los recursos: si no hay quien dirija no va a servir de nada.

También los de la delegación quieren dar órdenes, y los civiles, y los doctores, y los bomberos. Los granaderos cierran las calles porque eso es lo que les ordenan, pero luego no dejan pasar ni a los que de verdad pueden ayudar. Tenemos que comenzar a pensar cómo trabajar en equipo y eso implica, en últim…

19-S: El edificio de Chimalpopoca

Imagen
Si algo caracterizó a la primera noche del terremoto es que la gente se volcó a las calles. Había muchísima gente por todos lados, caminando o en bicicletas. Nadie nos dijo cómo organizarnos, pero todos estábamos ahí. Si encontrabas una bicicleta en la calle, te juntabas con ella e ibas al mismo punto. Así nos pasó con unos chicos de Peralvillo que no sabían dónde ir y nos siguieron a Ave, Luis y yo.

Cuando Ave y yo nos despedimos, crucé la calle para ver en qué podía ayudar. Porque eso sí: no sabré usar una caladora, pero puedo cargar mucho peso. No sé porqué, pero siempre he podido echarme harto peso en la espalda.

Me integré a una cuadrilla de gente que sacaba cascajo con botes. Todos entendimos en seguida la dinámica: haces una cadena humana, pasas botes y los echas a un camión de volteo. Repites ese movimiento doscientas o trescientas veces, hasta que ya no puedas. Cuando ya no puedes, repites.

Me enteré después que Ave se puso a organizar medicamento. Los voluntarios se acercab…

19-S: Día uno, preludio.

Imagen
A la 1:14 pm del 19 de septiembre de 2017 estaba yo tomando un café en el área de Milenio que llamamos "La Zona Cero", que es una miniterraza con mesitas. Junto estaba un compañero que se llama Pedro cuando comenzó la sacudida. Ambos nos vimos y nos levantamos justo cuando comenzó a sonar la alerta sísmica. La alerta sonó pocos segundos después de que sentimos el terremoto.

No alcancé a salir y me paré debajo de uno de los pilares. Vi cómo muchos de mis compañeros trataban de salir por las escaleras de emergencia, pero no pudieron. Después me enteré, por medio de mi amigo Carlos "que se hicieron como Montaña Rusa".

El video que puse arriba fue de cómo se sintió. Yo salgo al final.

En seguida me comuniqué con mi familia y casi al momento entró un mensaje de Ave. "¿Bien?", "Bien". Mandé dos o tres mensajes más cuando me enteré que se habían caído edificios. Ese es el parámetro chilango para saber qué tan fuerte estuvo el sismo: si hubo derrumbes …