Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Lisboa

El último y definitivo post de las cosas más típicamente europeas

Imagen
¡¡¡Páseleeeee!!!
Tenemos fotos de las cosas más tontamente, digo, típicamente europeas. Como son muchas y muy tontas las acomodaré todas en este post ¡chulada de maíz prieto!














Reciclando monumentos

Imagen
Va uno caminando tranquilamente hacia la Baixa de Lisboa en medio de palomas que te atacan (en serio, te atacan) y pasas por una plaza que no es especialmente bonita, pero es importante porque a ella llegan las siete colinas de la ciudad: se llama Plaza de Rossio. En la esquina hay una panadería muy bonita, al fondo se ve el teatro nacional, las casas alrededor son monas y -aunque la plaza es grande- no tiene mucho chiste.

Lo curioso es que en medio se levanta un monumento a Dom Pedro I de Portugal y IV de Brasil... que no es Don Pedro IV. A ver, atínenle:


Nuestro querido Maximiliano de Habsburgo, Emperador de México, villanazo de la Reforma se levanta para ver a los lisboetas ; D ¡Ja ja ja ja!
Una leyenda dice que alguien encargó hace muchos años la estatua de don Maxi a un escultor parisino que se llamaba Elías Roger. No contaba con que Benito Juárez iba a hacer de las suyas y se quedó arrumbada. Poquito tiempo después llegaron a decirle:
- Que necesitamos una escultura de Don Pedro…

Vicios lisboetas

Imagen
La cerveza más popular de Lisboa se llama Super Bock. El logotipo es un círculo rojo con letras blancas. Hay puestos de Super Bock por todos lados: en la Baixa, en la calle, en el súper ¡!, en los castillos, en los miradores. Hay tres tamaños: el vaso imperial que es de 200 mililitros (ese vasito no me alcanza ni para una muela), el de medio y la litrosa que es básicamente una caguama.

El imperial cuesta 2.40 euros. Unos 45 pesos mexicanos. Re caro, pero como dicen acá sobre los euros y el cambio: el que convierte no se divierte.
Sin embargo el mito de que el vino es más barato es cierto: hay unas tiendas que se llaman Pingo Doce que son como Superama. Venden vino verde (delicioso) por 1.60 euros, y ahí mismo encontré una bolsa de fritos portugueses con sal ¿dónde tomarlo? Ohhhh, eso es lo mejor: en cualquier lado :O
Los portugueses decidieron que mientras no molestes a los demás puedes tomar donde sea: en la calle, en los miradores, en los conciertos, en el metro, en la banqueta. Te…

Madrid/ Lisboa

Imagen
Llegué ayer al aeropuerto de Madrid y lo primero que vi (antes que cualquier otra cosa) fue un desfibrilador. Pensé "¿la gente tendrá como costumbre sufrir un paro cardiaco al llegar a Europa?". Adelante vi otros más, así que debo suponer que los españoles son expertos en infartos.

Después entendí la razón: el aeropuerto de Barajas es largo como chorizo y las líneas aéreas tienen la mala costumbre de no decirte hasta el último minuto en qué puerta va a salir tu avión. Te dan, eso sí, una pista: puede salir, por ejemplo, de la letra h, j o k. Cada una de ellas está separada por 250  metros, así que tienes que correr con tus maletas como en Mi Pobre Angelito para no perder tu avión. Con tanto susto y carreras, entiendo los desfibriladores.
Los españoles gritan para todo, pero son gente chistosa.
En cambio los lisboetas son las personas más amables del mundo. Lisboa debe de ser la capital de la buena ondita, los meseros te hablan bonito, la gente en la calle te saluda, en los …