Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Madrid

El último y definitivo post de las cosas más típicamente europeas

Imagen
¡¡¡Páseleeeee!!!
Tenemos fotos de las cosas más tontamente, digo, típicamente europeas. Como son muchas y muy tontas las acomodaré todas en este post ¡chulada de maíz prieto!














¡Una caña para este tío!

Imagen
Caminaba por el Mercado del Rastro, el mercado de pulgas más grande de Europa. Es lo más parecido a un tianguis mexicano, con gente gritando a bocajarro "¡un euro un euro, todo lo de la mesa a un euro!" o "¡levante tío, eche una miradilla!". Es el mercado de las chácharas y la ropa, y en las calles aledañas hay muchas tiendas de antiguedades en donde encuentras una autopista scalextric como las que teníamos en México o un vestido de Sevillana.

También venden muchas playeras de a 10 euros y muchísimas tienen diseños salidos de Breaking Bad, que pegó con tubo de este lado. Pero como el calor pega me metí en una callecita donde encontré una taberna no turística, sino de esas que usan los lugareños. La describiré:
Entra uno por las puertas de madera y lo primero que notas es que es un muladar: el piso lleno de papeles sucios por todos lados. No te dan servilletas sino un papel raro (entre bond y estraza) con el que te limpias la boca y los dedos, y sin más lo avientas…

Postales madrileñas

Imagen
1) Tomábame una cerveza anoche en una calle muy bonita cuando vi pasar una manifestación de unas 200 personas: trabajadores de la Coca Cola que gritaban "¡no queremos su dinero, solo queremos trabajar!" Y que señalaban el palacio del rey diciendo "¡ahí está ahí está la cueva de Ali babá!". Resulta que la Coca despidió a 3000 personas.

Muchos negocios se ven cerrados por todos lados. La crisis, pues.
2) Hoy me levanté muy temprano y salí a la calle como a las seis y media. Por todos lados se ven borrachos que llevan toda la noche de juerga, tomando heineken en lata y uno que otro me pidió un cigarro. Los servicios de limpia y la policía también salen a esa hora a barrer las calles con manguera y a sacar a los borrachos de las escaleras del metro. Un ciclo que se repetirá todas las vacaciones.



3) Me metí a tomar un café con churros en la mañana, en un cafecito que atendía un hombre muy amable. Eso de que los españoles son groseros es puro mito, a mí me han tratado m…

La madre que nos parió

Imagen
Llegué a Madrid hace un par de días. Lo único bueno de llegar de París es que todo se te hace baratísimo: cervezas de a un euro (y hasta por 40 céntimos) y la comida es buena (hay muchas opciones sin carne).

Salgo por la mañana a la Puerta del Sol, me pego en el pecho y pienso "ahora sí ya llegué a la Madre patria, de donde salimos los mexicanos, yiajajajai". Doy un paso y veo a un tipo vestido en una botarga de Pocoyó que pide dinero con otro que va vestido de Mario bros. Madrid está lleno de gente que pide dinero por cualquier cosa: indigentes, músicos, hiphoperos, cantantes de flamenco. Camino por la tarde y veo una horda de africanos corriendo con sus costales llenos de bolsas piratas, escapando de la policía.
Ay Madrid.
Estamos a 38 grados y la gente se guarda en sus casas a eso de las 4 de la tarde. Todos los negocios cierran, no hay manera de salir. Pero a las 8 todo se reactiva y comienza la ciudad nocturna, llena de restaurantes y bares. Miles de turistas en la call…

Madrid/ Lisboa

Imagen
Llegué ayer al aeropuerto de Madrid y lo primero que vi (antes que cualquier otra cosa) fue un desfibrilador. Pensé "¿la gente tendrá como costumbre sufrir un paro cardiaco al llegar a Europa?". Adelante vi otros más, así que debo suponer que los españoles son expertos en infartos.

Después entendí la razón: el aeropuerto de Barajas es largo como chorizo y las líneas aéreas tienen la mala costumbre de no decirte hasta el último minuto en qué puerta va a salir tu avión. Te dan, eso sí, una pista: puede salir, por ejemplo, de la letra h, j o k. Cada una de ellas está separada por 250  metros, así que tienes que correr con tus maletas como en Mi Pobre Angelito para no perder tu avión. Con tanto susto y carreras, entiendo los desfibriladores.
Los españoles gritan para todo, pero son gente chistosa.
En cambio los lisboetas son las personas más amables del mundo. Lisboa debe de ser la capital de la buena ondita, los meseros te hablan bonito, la gente en la calle te saluda, en los …